Custodia compartida impuesta: ¡esto no es igualdad!

Estándar

En Aragón han aprobado una nueva ley llamada ‘Ley de igualdad en las relaciones familiares ante la ruptura de convivencia de los padres‘. Dice El País que “esto es igualdad“, porque esta Ley “obliga a las parejas a negociar el reparto equitativo de responsabilidades”… y así… “permite que hombres y mujeres sigan responsabilizándose de la educación de sus hijos tras la ruptura de la pareja”.

Yo aquí veo un pequeño problema lógico, y es que para SEGUIR hay que HABER EMPEZADO previamente. Nunca es tarde para empezar, dirán algunas personas. OK, digo yo, ¡empecemos cuanto antes! O sea, cambiemos urgente y radicalmente las leyes para que, a partir de ahora, las mujeres y los hombres que se casan sepan que deben cuidar exactamente lo mismo; y que cada persona debe ser independiente económicamente en todo momento. O sea, como dice Lkstro, iniciemos reformas legislativas para la igualdad total. ¿No parece lógico establecer las reglas de juego antes de comenzar el partido en lugar de cambiarlas en medio de la bronca?

Porque, hoy en día, cuando dos personas se casan, el Estado les dice que da igual quién gane el dinero, porque todo será de ambos al 50% (gananciales). Y que si ella se queda en casa (o en la economía sumergida) tendrán derecho a una desgravación por tributación conjunta. Y que no se preocupe por las cotizaciones porque para eso está la pensión de viudedad.

Cuando tienen una criatura, la Seguridad Social a ella le permite faltar al trabajo durante 16 semanas; y a él solamente durante 2 semanas. Luego están los derechos a excedencias y a reducciones de jornada. Estos mecanismos tienen el pequeño inconveniente de que dejan a las mujeres sin ingresos; agravado por el hecho de que los empresarios en general prefieren promocionar a la gente que no tiene esos ‘problemas’… Pero en realidad, piensan algunos, ¿qué importa quién se promocione?, si total, como todo es a medias….

Así, en España:

– El 94% de las personas que abandonan el empleo por razones familiares son mujeres.

– Hay aproximadamente 3.500.000 mujeres en edad de trabajar que no tienen ingresos (las llaman ‘inactivas’)

– El 95% de las excedencias se las toman las mujeres

– El 79% de las personas con empleo a tiempo parcial son mujeres

… Y en estas llegó el divorcio! …Y entonces nos acordamos de que queríamos igualdad …Y hombres que distaban mucho de asumir su 50% del trabajo doméstico y de los cuidados se acuerdan de que tienen derecho a cuidar… Y hombres que hasta entonces habían visto normal que sus mujeres dependieran económicamente de ellos se acuerdan de que cada persona debe ser independiente y tener su puesto de trabajo…

Los comportamientos individuales tienen condicionantes sociales. Todos los divorcios son traumáticos, pero lo son mucho más los de las parejas en las que ellos estaban al margen del cuidado y ellas eran económicamente dependientes de ellos. Ellos, lógicamente, quieren rehacer su vida y no pagar por haberse metido en la trampa de la desigualdad. Ellas son aún más víctimas de la trampa, porque el sacrificio de su vida profesional es irreparable. Muchos de ellos piensan que es por fastidiarles, pero es que ellas no pueden volver atrás para convertirse en mujeres independientes, porque se les ha pasado la oportunidad: a los 40 años ya no las contratan más que en empleos precarios (si acaso). Tampoco es fácil aprender a conocer y a cuidar a tu hijo o a tu hija cuando tiene 6 años (y tú 43); ellas se quejan de que ellos no les atienden como deberían (bueno, a veces está la nueva pareja, lo que puede ser mejor y peor…). Es duro pagar toda la vida, sí. Y se pelean, con razón o sin ella, en todo caso con muchas razones, porque están en universos disjuntos e incompatibles.

Poco se puede hacer a posteriori en estos casos de desigualdad. Nada más que comprender y paliar la siutuación de las personas implicadas, especialmente las que han quedado en situación más vulnerable: criaturas y mujeres. Mujeres sin ingresos, mujeres sometidas a malos tratos, mujeres acostumbradas a hacer de su hogar el centro de su mundo…

Pero, si es comprensible que las personas se metan en la trampa de la desigualdad, no lo es que los poderes públicos colaboren tan flagrantemente como lo hacen. Si es comprensible que muchos hombres se acuerden de cambiar el modelo cuando se divorcian y no antes, no lo es que el Gobierno de Aragón funcione con ese esquema. El modelo no se cambia con efectos retroactivos. Se cambia, precisamente, eliminando la causa que conduce a tanto desastre y a tanto sufrimiento. Esa causa no es, ni más ni menos, que la división sexual del trabajo. El modelo se cambia hacia el futuro, no negando el pasado. Se cambia con medidas que impliquen a los padres al mismo nivel que las madres DESDE EL NACIMIENTO. Y el mejor test para saber si alguien (ya sea parlamento autonómico, asociación o persona) está por el cambio a la igualdad total es saber si reivindica LA EQUIPARACIÓN DEL PERMISO DE PATERNIDAD CON EL DE MATERNIDAD. O sea:

PERMISOS IGUALES E INTRANSFERIBLES POR NACIMIENTO Y ADOPCIÓN

Así, si los padres EMPIEZAN a cuidar igual que las madres desde el principio, luego será natural que SIGAN haciéndolo. Y entonces sí que la custodia compartida será lo normal.

Lo que está pasando es otra cosa, y se llama NEOMACHISMO

Anuncios

»

  1. Hola María:
    A menudo se emplea el razonamiento de que si el padre no ha sido corresponsable durante el período de convivencia, entonces no es posible la custodia compartida. Parece lógico. Esta fue una de las cuestiones que trabajamos en AHIGE durante el proceso de elaboración de nuestro Manifiesto por la Custodia Compartida Igualitaria.
    Pero el problema es llevar esto a la práctica. Aparecen inmediatamente una serie de cuestiones:
    ¿Cuál es el límite entre ser corresponsable y no serlo?
    ¿Quién lo decide?
    ¿Cuándo se establece esto?
    Sería estupendo que algún día, dentro de nuestro sistema judicial, hubiese instrumentos por los cuáles fuese posible establecer previamente la no-corresponsabilidad de un hombre. Pero, en cualquier caso, sólo la figura del juez/a podría determinar eso.
    Pero mientras no exista esto (y lo cierto es que es bastante difícil de llevar a la práctica) las tres preguntas que he planteado anteriormente no tienen una respuesta mínimamente coherente si pretendemos garantizar los derechos básicos de la ciudadanía.
    A posteriori, desde una de las partes en litigio en pleno dolor por el conflicto de la separación y sin unos criterios claros de lo que socialmente entendemos por corresponsabilidad adecuada, esto es imposible.
    Y, en cualquier caso, la realidad actual no tiene en cuenta la implicación previa de los hombres. Por muy corresponsable que haya sido un padre durante la convivencia, tras la separación, no puede obtener la Custodia Compartida si la madre no manifiesta su acuerdo.
    La opción actual parece que ha sido la de “castigar a todos los hombres”. Y esto no es aceptable.
    Y también aparece una última y difícil pregunta:
    ¿Quién se puede arrogar el derecho a negar previamente la posibilidad de cambio en una persona? ¿Se lo negamos de por vida, lo hacemos por plazos?

  2. Querido Antonio, ante todo muchas gracias por tu comentario.
    Cuando sacasteis el manifiesto ‘Vía igualitaria a la custodia compartida’, el título me pareció un gran acierto porque sugiere dos cosas: 1) que lo ideal es la custodia compartida; y 2) que hay una vía igualitaria y otra (u otras) que no lo son. Quizás no leí el documento con la debida atención en su momento, pienso ahora, pero me pareció que estábamos de acuerdo en que la vía igualitaria solo se puede alcanzar cambiando el modelo, eliminando las causas que llevan a esa situación en la que los hombres están ausentes del cuidado y las mujeres son dependientes económicamente. En fin, derribando los pilares en los que se asienta el patriarcado: la desigualdad entre los permisos de paternidad y maternidad, la educación diferencial, las ‘facilidades’ para que las mujeres abandonen su profesión, etc etc. Y me pareció que estábamos de acuerdo también en que la vía de imponer la custodia compartida sin acuerdo, y haciendo abstracción de las circunstancias anteriores al divorcio, no es una vía igualitaria sino lo que siempre se hace con las mujeres: ponerles y cambiarles las reglas según interesa; usarlas y tirarlas.
    Creía que estábamos de acuerdo en lo que es corresponsable y no serlo, pero ahí va: ser corresponsable es cuidar a tu hijo/a desde su nacimiento tanto como la madre, exactamente el 50% de todo: de las ausencias al trabajo en primer lugar, y luego de todo lo demás. Y, de acuerdo con esta definición y las estadísticas, puedo afirmar que actualmente no pasan de un 2% los padres corresponsables. Ese es el límite.
    Y ahora dime: entonces, ¿cuál es según tú la vía no igualitaria a la custodia compartida? ¿Hay una vía menos igualitaria que la imposición en caso de desacuerdo?

  3. La igualdad debe establecerse en el punto de partida, y ese punto de partida tiene que ser: mientras no se demuestre lo contrario, todos somos capaces y a todos se nos supone sinceros. Eso no ocurre en la actualidad, y te resumo mi caso: yo siempre me he encargado de mi hijo más que su madre, pero ella ahora dice que no, y como es mujer, la creen. Yo he tenido que buscar pruebas de todo lo que he hecho, que no es fácil, y cuando lo consigo y ella se ve perdida (porque su único propósito es hacerme daño), va y me pone una denuncia por maltrato. Se archiva directamente, porque no hay quien se lo crea, y entonces sigue explorando otras posibilidades. Me pone denuncias por todo lo que se le ocurre, en la esperanza de que mi gasto en abogados me haga desistir (ignoro de dónde sale el dinero que ella gasta en abogados, porque supuestamente tiene muy poco).
    Si hubiésemos partido de un punto en el que nadie tuviera ventaja, ella se habría avenido a la CC desde el principio, porque tendría mucho más que perder que que ganar, y yo lo habría aceptado porque para mí lo único importante es que me hijo sea feliz. Por los hechos objetivos, la custodia me correspondería a mí, pero la prefiero compartida por el bien de él.
    Por tanto, lo que han hecho en Aragón me parece perfecto, porque se establece un punto de partida en igualdad, y luego el juez valora caso a caso.
    Y, por cierto, me parece que el panorama que dibujas en tu artículo refleja la sociedad de los 80, no la actual. En mi entorno, todos somos padres implicados que disfrutamos del cuidado de nuestros hijos, y que hacemos tanto o más que las madres.

  4. Vaya, ¡este comentario lo tiene todo! Tanto que lo comento en un nuevo post en este blog (‘Más sobre la custodia compartida impuesta’, 7/06/10)
    Aquí solo una cosa muy ilustrativa: según este relato, parece que a ella “como es mujer, la creen”… pero eso sí, las denuncias por malos tratos que ella pone “se archivan directamente porque no hay quien se lo crea”. ¡Qué fuerte!

  5. hola no estoy deacuerdo en la custodia compartida sin acuerdo de los padres en mi caso mi hija tiene tres años y llevo dos años separada mi hija vive conmigo su padre tiene un regimen de visitas que la ve 4 dias a la semana pero no se la lleva a dormir ya que asi lo decidimos los dos hasta que la niña fuera un poco mas mayor yo deje de trabajar para cuidar a mi hija de echo aun no trabajo.su padre jamas se ocupo de la niña nunca la bañaba ni le daba un biberon si se ponia mala jamas se ha levantado de la cama y ahora con esta ley me amenaza con pedir una custodia compartida si no cedo a lo que el quiere como pueden decirle a mi hija que nunca se ha separado de mi que ahora no va a poder estar con su madre? a todo esto decir que el se quedo con todo con la casa coche moto y todo lo demas del piso y que me pasa 150 eur.
    alguien piensa en el daño que le pueden hacer a mi hija con esta ley?

  6. Cristina,
    Mi caso es exactamente igual al tuyo. Nunca se ha ocupado de mi hija lo más mínimo así que no quiero ni pensar en que impusieran una custodia compartida.
    Y algo que me fastidia enormemente es esa falacia que se está utilizando tanto de que si no hay custodia compartida, “el padre pierde a los hijos” o es que “los ve 2 veces al mes”.
    Los regímenes de visita que se están otorgando últimamente distan mucho de ser de 2 visitas al mes. Todos los padres divorciados que conozco que ven a los hijos 2 veces al mes es porque incumplen voluntariamente el régimen de visitas.
    Y por otro lado, el miedo de las madres a una custodia compartida está llevando a una expresión muy acertada que mi abogada utiliza mucho: la “feminización de la pobreza”. Es decir, aquellas madres que saben que sus ex-parejas nunca se han ocupado de los hijos, ante el miedo a la custodia compartida y cómo esto podría perjudicar a sus hijos, renuncian a todo y aceptan pensiones de alimentos ridículas con tal de llegar a un acuerdo. Lamentable.

  7. Os cuento que me animé a crear un foro titulado “Contra la custodia compartida impuesta”.Mi intención era tener la oportunidad de conocer y rebatir argumentos válidos y fundamentados a favor y en contra de esta medida. Empecé con mucho entusiasmo, si bien el “argumentar” pronto se convirtió en luchar contra: faltas de respeto, opiniones claramente machistas e incluso comentarios misóginos por parte del colectivo masculino interviniente en el foro. No en todos los casos pero era claramente el “ambiente” predominante. Por no hablar de los argumentos de carácter político y económico que me sirvieron para reafirmarme en mi postura acerca de la cantidad de intereses que se mueven en torno a este tema y que distan mucho de velar por lo intereses de los menores.
    Realmente me alarmé de la tremenda manipulación machista con la que se trataba el tema: comentarios muy radicales y que destilaban mucho resentimiento hacia las mujeres (algunos empezaban a hablar de las mujeres como “estas hijas de puta”; pero lo que más me alarmó es el hecho de que este colectivo se jacta de que “es lo que la sociedad demanda” y “es lo que nuestros hijos están pidiendo”. Incluso leí un comentario ridiculizando a las mujeres que decía: “ja ja, mira a las mujeres tratando de defender su huerto. Patéticas. No tenéis nada que hacer”(un argumento de mucho peso) o llamando a las mujeres “feminazis de mierda”. Otro interviniente me decía que mi “ideología” (así lo calificó) se correspondía con la de una “beata de los telediarios de TVE que se dedica a vivir del cuento del Estado” (me sacó el patrón en un momento). En fin…..juzgad vosotr@s. Muy triste y muy ilustrativo de la corriente neomachista que comentas.

  8. Hola, me llamo Juan Pablo, y tengo 24 años.
    Yo no he pasado por una situación parecida, así que disculpad si mi opinión es demasiado simplista.
    Desde mi punto de vista creo que las razones para un tipo u otro de Custodia deberían nacer desde el amor al hijo/a. Muchas veces en estas situaciones creo que tratamos a los niños como un bien o un derecho que se posee, y no hay que olvidar que la misión de unos padres es educar a sus hijos para que el día de mañana sean adultos, personas responsables, buenas ciudadanas y que todo ello les sirva para cumplir sus inquietudes y realizarse.
    Yo considero que en esa educación madre y padre juegan papeles fundamentales y no invasivos, por lo tanto hay que tener cuidado a la hora de valorar porcentajes.
    Yo creo que cada niño es un mundo, y que no es un tema tan trivial como decir: esto sí o esto no, por ley.
    Creo que son los padres los que, responsablemente y de manera adulta, deberían elegir lo mejor para el hijo, y hay muchas parejas que actúan y han actuado así, seguramente porque sus padres supieron previamente educarles para conocer la importancia de la responsabilidad.

  9. Ya estoy arto! La custodia compartida implica a los dos progenitores en su derecho obligaciones.
    Y esto es igualdad.
    Independientemente de que uno de los progenitores no sea responsable de cuidar a sus hijos o de maltratarlos. En estos casos el progenitor es un irresponsable y nadie le otorgara la custodia del hij@.
    Pero que no te la den por ser un hombre?
    Vamos a cambiar esta situación y demos le el mismo derecho a los hijos y las mismas obligaciones a los progenitores.
    Salvuespenas hay en todos los géneros, pero esto no tiene que ser una norma para separar a un hij@ de su progenitor, sino excepciones.
    Viva la igualdad y viva la igualdad en las responsabilidades.
    Estoy separado, soy un hombre y mi ex mujer me negó lo custodia compartida y no porque sea un mal padre.
    Tengo unas ganas locas de que se apruebe la custodia compartida porque quiero seguir siendo el padre de mi hijo con todas las responsabilidades y derechos.
    Si algún padre no quiere la custodia de su hij@ pues que no la tenga, que siga cumpliendo con sus obligaciones en lo que quiera, peor para él.
    Pero que por ser padre tengas menos oportunidades para la custodia del hij@ me parece una postura totalmente retraída, desigual e injusta.
    Que ganas tengo de decirle a mi ex mujer: la custodia del hijo que tenemos será compartida, devuélveme lo que me has robado y devuélvele a nuestro hijo su padre que lo necesita tanto como a ti!
    Ya vale de ponerle trabas a la custodia compartida!, por lo menos entre progenitores normales

  10. Respeto vuestra opinión al respecto, y espero que respetéis la mía.
    Soy mujer, divorciada y con una hija.
    Por lo que yo sé y he vivido, hoy en día (no hablo de mujeres muy mayores cuyo modelo era diferente), para pagar una hipoteca y los gastos de una convivencia hace falta una de dos cosas:
    1.- Que uno de los dos cónyuges gane un pastón.
    2.- Que ambos ganen un jornal.
    Si es la opción 1 y un miembro de la pareja decide dejar de trabajar, esa es su decisión, no movida por la necesidad pecuniaria. En este caso, ha de atenerse a las consecuencias de esa decisión y es que no generará ingresos. En mi opinión, craso error, la independencia económica evita enfrentamientos a la hora de que la relación se rompa, y esta posibilidad, hoy por hoy es muy alta. Valorad la decisión en función de las posibilidades. Y un consejo, no dejéis que nadie os mantenga, sed autosuficientes para mantenéos vosotras mismas, es la mejor manera de combatir a un machista.
    Si es la opción 2, supongo que antes de tener un hijo, ya sabes como es la persona que está viviendo contigo. Y si antes de tener el hijo, no movía un dedo, y aún así, decidís tenerlo, las posibilidades de que no mueva luego un dedo son también altas, aunque en este caso, muchas personas, cuando tienen hijos cambian, al igual que lo hacen cuando se ven obligado a ello (caso de que les diera la custodia). Sólo hace falta voluntad.
    Cuando decís eso de que “como pueden decirle a mi hija que nunca se ha separado de mi que ahora no va a poder estar con su madre”. Cambia el término madre por padre. Porque eso es lo que están haciendo en el 87% de los casos. Por imposición legal. Muchos de ellos se han ocupado de sus hijos desde el nacimiento, aunque las madres no trabajasen.
    Cuando las madres han decidido quedarse al cuidado de los hijos y dejar de trabajar… qué pretendéis, que el que curra mínimo ocho horas fuera, esté ocho más levantándose cada vez que el niño esté malo o preparando comidas y cenas???. Muchas os comparáis a nuestras madres, esas que tenían que quedarse en casa para atenderla (lavar a mano, coser, fregar platos, hacer comidas al día con sus pucheros de hora y media…, al igual que a los hijos. No hay comparación.
    Me gustaría que me explicaras qué es igualdad. En mi opinión la igualdad es partir del mismo derecho a realizar las mismas cosas. Otro tema es que existan personas que no quieran ejercer ese derecho, sean hombres o mujeres, que también las hay que abandonan a sus hijos, ya sea en la logística, como en el cariño, como en la educación o la manutención.
    Los adultos somos adultos, y deberíamos de tener el suficiente sentido común para sopesar la situación, tomar la decisión con responsabilidad y acatar las consecuencias. Y sobre todo, no hacer sufrir a los niños, robándoles el derecho de tener padre y madre en igualdad.

  11. Sigo insistiendo, los hechos son tozudos. Es evidente q las mujeres invierten más tiempo en el cuidado y crianza de los hijos q los hombres, os pongáis como os pongáis. Los datos son incontrovertibles:
    Reducciones de jornada de madres: 1 de cada 3
    Reducciones de jornada de padres: 6%
    Excedencias por sexo:
    -Madres:97%
    -Padres:3%
    Datos del INE podéis comprobarlo
    Los datos no dejan margen a ninguna interpretación posible: si hay q reducir jornadas o abandonar el mercado laboral por ocuparse del crío y q no esté 12 horas con los abuelos o en una guardería, está claro a quien le toca hacerlo. Sin embargo, no sé pq, la mayoría de los hombres se pone de uñas cuando les recuerdo esas incómodas verdades y se limitan a llamarme feminazi.
    Cuando estos porcentajes se aproximen, ni siquiera digo q se igualen, estaré de acuerdo con la custodia compartida como opción preferente por defecto. Pero a día de hoy la diferencia es tan abismal q la custodia compartida por default es, simplemente, obscena.
    Lo que hay es mucho listo suelto (este es un país de listillos, ya se sabe). Quieren tener lo bueno de una familia, pero sin soportar sus inconvenientes. Lo cierto es q a día de hoy, se sigue considerando el sueldo de la mujer algo así como un complemento del del marido, es algo negociable, se puede acortar, acoplar, redistribuir, incluso dejar de trabajar un tiempo. Sin embargo el sueldo del marido es sagrado ¿Un hombre cogiéndose una excedencia o reduciendo jornada? Vamos, eso es ciencia ficción.
    Por supuesto, para ese 3% de excedencias y ese 6% de reducciones de jornada paternas, ole sus huevos. En estos casos, obviamente, los jueces deben tener un poco de vista y no hacer sentencias standar. Si a una mujer le ponen mala cara en el trabajo, a un hombre ni te cuento. Además de soportar ciertos comentarios con sorna, q por cierto, no siempre vienen de parte de otros hombres, para q nos vamos a engañar.
    A todos estos adalides de la custodia compartidda, si de verdad os importasen los niños os moveríais para tener permiso paternos más largos y no los ridículos 15 días de ahora. En eso la ley tb os discrimina: un hombre cotiza lo mismo q una mujer pero solo tiene 15 días mientras una mujer tiene 4 meses. ¿Pq de eso no os quejáis? Es una evidente vulneración delprincipio de igualdad y sería fácilmente recurrible. Sin embargo, ni mú decís. ¿Pq? Pues muy fácil, pq os importa un huevo la crianza de lo s hijos a la mayoría. Para q, si de eso se ocupan las madres? Es muy cómodo tener el status de “ayudante” y hechar una mano cd te conviene, pero a día de hoy está claro q el cuidado y la crianza de los hijos no tiene la misma nota de obligatoriedad para las mujeres q para los hombres. Y a cuenta de eso, las mujeres somos discriminadas en la contratación laboral. Es muy cómodo dejar q nos cuelguen el cartelito de “trabajadores incómodos” a nosotras pero después pedir la compartida….menudo morro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s